El canal online: Artículo en la Revista de Antiguos Alumnos de la UC3M

Recientemente he colaborado con la revista de Antiguos Alumnos de mi antigua universidad, la Universidad Carlos III. Y, francamente, como el tiempo del que dispongo para actualizar este blog es más que limitado… Voy a echar mano del texto del artículo para actualizar con un nuevo post.

El artículo trata brevemente sobre el canal online, enfocado especialmente en mis dos disciplinas: el SEO y la Analítica Web.

Cómo hablar sin andarse por las ramas de algo tan amplio como es el mundo online, y cómo contar lo justo y necesario sobre el posicionamiento y la analítica web… Difícil tarea. Resolví el reto de la mejor manera que pude.

Aquí os dejo el enlace a ese número de la revista aaUC3M.

El canal Online: SEO y Analítica Web

A nadie le debería sorprender que el principal dogma de un buscador web como Google sea “organizar la información del mundo y hacerla accesible y útil de manera universal”. No debería sorprender porque un verbo como “buscar” lleva implícita la averiguación, el descubrimiento, la recuperabilidad de aquello que se busca.

Desde la invención de la escritura y con la superación de la transmisión oral del conocimiento, el ser humano ha tratado de organizar la información de muy diversas maneras. Una labor siempre ingente que con la aparición de Internet y la Web ha adoptado un cariz que traspasa la capacidad de los sistemas tradicionales para clasificar, almacenar y hacer accesible la información tal y como la concebimos y consumimos en la gran variedad de dispositivos electrónicos con acceso a Internet.

Así surgieron los buscadores allá por 1993. Conforme Internet se iba dotando de más y más contenido, se iban haciendo necesarios sistemas mucho más potentes en  la recuperación de la información. De este modo el año 2000 supuso un verdadero boom  para los buscadores, donde destacó Google con un interfaz de usuario muy sencillo y un algoritmo automático para determinar la relevancia de los contenidos frente a las consultas de los usuarios.

Paralelo a la andadura de estos servicios, comenzó a surgir una disciplina y un perfil profesional encargado de controlar y optimizar los criterios de los buscadores para posicionar las páginas web, esta labor se conoce como SEO(Seach Engine Optimisation) o Posicionamiento en Buscadores.

En efecto, la posición que una página web obtiene entre los resultados de búsqueda no es casual y responde, en el caso de Google, a una serie de criterios, la mayoría secreto industrial, que influyen de manera crucial en la visibilidad que un determinado sitio web alcanzará en el motor de búsqueda para un conjunto de palabras clave empleadas por los usuarios.

Afortunadamente para los especialistas en este campo, se conocen los criterios más importantes que influyen en ese ranking. Así, aunque desconocemos el peso exacto que cada criterio tiene en la fórmula magistral de Google, sabemos que la calidad de los contenidos, la arquitectura de la información y la organización del sitio web, las citaciones a modo de enlaces externos y las menciones que el sitio recibe en las redes sociales, o la rapidez de carga del sitio, son, entre otros muchos factores, los principales criterios para que un sitio web exista o no para los usuarios de un buscador.

Así pues, cualquier negocio online, cualquier marca, organización, persona, servicio o  producto que se precie necesita aliarse con las estrategias y herramientas del canal online para alcanzar el éxito. En este sentido el SEO es una estrategia para ser visible a los usuarios y consumidores, un pilar más de lo que comúnmente se conoce como marketing online, pero no es la única ni siquiera la más importante.

El SEO es una potente estrategia de captación de tráfico, como hay otras que exigen un mayor o menor coste y esfuerzo y con muy diferentes grados de efectividad: el SEM o PPC (enlaces patrocinados en buscadores), las campañas de afiliación, los banners o incluso las redes sociales, son algunas de esas fuentes de tráfico. Sin embargo, cualquier presencia en Internet requiere una estrategia de gran alcance que permita concebir la Web como un espacio y un servicio dedicado de forma exclusiva a un único protagonista: el usuario.

En este sentido la Analítica Web es esa herramienta de negocio online que nos permitirá alcanzar nuestros objetivos en un sitio web a través de la investigación y comprensión del comportamiento del usuario en el site. Esta disciplina va más allá de la mera captación de tráfico, pues facilita las metodologías y herramientas para convertir los clics en personas, esto es, usuarios fidelizados con nuestros productos y plenamente satisfechos en su experiencia en nuestra web.

Mediante la Analítica Web obtendremos información cuantitativa y cualitativaacerca del rendimiento de nuestro sitio: ¿por qué la mayoría de mis clientes abandonan el proceso de compra de un producto en el paso 2? ¿por qué solo consigo retener en el site a un 15% de los visitantes que llegan a través de Google? ¿de verdad está siendo rentable para mi negocio esa campaña de banners? ¿están utilizando mis usuarios este buscador de productos ubicado en esa esquina de la web? Con todo, la Analítica Web nos sirve para adoptar medidas de mejora, para descubrir qué está pasando en nuestro sitio web y qué puede pasar en el futuro, con el objeto de llevar a acciones que den resultados.

Acciones dirigidas a optimizar las puertas de entrada de visitantes, mejorar las fuentes de ingresos y, sobre todo, aumentar la satisfacción de los usuarios. Porque es de estos, en definitiva, de quien depende la existencia útil de nuestro sitio web.

Publicado el